Fideicomisos y fundaciones en Panamá: lo que todo inversor debe saber

En el contexto legal y financiero de Panamá, dos conceptos legales destacan por su importancia en la gestión y protección de activos: fideicomisos y fundaciones de interés privado. A pesar de que ambos se enfocan en la administración de propiedades con objetivos específicos, exhiben diferencias significativas en términos de su estructura, funcionamiento y aplicaciones prácticas.

Comprender esta distinción es fundamental para seleccionar la herramienta jurídica que mejor se adapte a tus intereses específicos. El equipo de Legal Solutions Panama cuenta con expertos especializados en fideicomisos y fundaciones, quienes le brindarán la asesoría necesaria para tomar una decisión informada.

¿Qué es un fideicomiso?

El fideicomiso es un contrato que permite a una persona, denominada fideicomitente, delegar la administración de sus bienes a otra, llamada fiduciario, con el fin de cumplir una finalidad preestablecida. Esta finalidad puede estar dirigida a beneficiar a una tercera persona, el beneficiario, o al mismo fideicomitente.

En Panamá, la regulación de los fideicomisos se encuentra en la Ley 1 de 1984, modificada por la Ley 21 de 2017. La creación de esta estructura legal se concreta a través de un Contrato de Fideicomiso, en el cual el fideicomitente transfiere sus bienes o derechos al fiduciario, quien se encarga de administrarlos y utilizarlos para alcanzar la meta específica fijada en el contrato.

Sus diferencias con una fundación de interés privado

La fundación de interés privado, por otro lado, surge de la aportación o transferencia de un conjunto de bienes con propósitos determinados, los cuales se detallan en un documento conocido como acta fundacional. La responsabilidad de cumplir con estos objetivos recae en los integrantes del Consejo Fundacional, que funcionan a modo de Junta Directiva. La fundación adquiere su propia personalidad jurídica, separada de los activos del fundador. Una de las diferencias clave son:

Gestión y supervisión:

  • Fideicomiso: la gestión queda a cargo del fiduciario, quien gestiona los activos siguiendo las indicaciones del fideicomitente. El fiduciario debe ser un individuo o entidad con la debida autorización para desempeñar este rol, asegurando así su capacitación y pericia en la administración de fideicomisos.
  • Fundación de interés privado: el Consejo Fundacional tiene la responsabilidad del control y la administración, adoptando decisiones en línea con los objetivos fundacionales. Dicho consejo puede estar integrado por el fundador o fundadores, junto con otras personas designadas.

Transparencia en derechos y responsabilidades:

  • En el Fideicomiso: el acuerdo de fideicomiso debe especificar de manera clara los derechos y obligaciones del fiduciario, abarcando la gestión de activos, la generación de beneficios y los mecanismos de transparencia. Esta claridad es esencial para proteger los intereses del fideicomitente y los beneficiarios.
  • Por otro lado, en la Fundación de Interés Privado: aunque no es obligatorio incluir estos aspectos en los estatutos fundacionales, es posible definirlos en un reglamento interno. Esta flexibilidad permite a la fundación ajustar su funcionamiento según las necesidades específicas de sus objetivos.

Registro Público:

  • Fideicomiso: no se requiere la inscripción en el Registro Público, lo que le confiere un carácter reservado y confidencial. No obstante, hay excepciones, como en el caso de la inscripción de propiedades inmuebles o actos que demandan publicidad registral.
  • Fundación de interés privado: es un requisito esencial para su validez legal. Al inscribirse en el Registro Público, la fundación adquiere personalidad jurídica, lo que le habilita para formalizar contratos, adquirir activos y ejercer prerrogativas como cualquier otra entidad jurídica.

Algunas ventajas más significativas

Fideicomiso:

  • Sucesión de propiedades: posibilita la creación de un plan de sucesión preciso y detallado para transferir activos a herederos o beneficiarios previamente designados, evitando procedimientos legales complicados y onerosos.
  • Transacciones comerciales: simplifica operaciones comerciales complejas, incluyendo la adquisición de inmuebles, la apertura y gestión de cuentas bancarias, inversiones en mercados financieros y fondos de inversión, así como la formalización de acuerdos internacionales.
  • Protección patrimonial: proporciona un método seguro para resguardar activos de posibles acreedores, litigios legales o confiscaciones. Adicionalmente, permite una gestión profesional y eficaz del legado familiar, garantizando su conservación y distribución entre las próximas generaciones.

Fundación de interés privado:

  • Planificación sucesoria alternativa: brinda flexibilidad en comparación con los testamentos tradicionales, permitiendo un mayor control sobre la distribución de activos y garantizando que los deseos del fundador se cumplan de acuerdo con sus instrucciones.
  • Acuerdos matrimoniales: sirve como una herramienta para establecer acuerdos prenupciales y postnupciales, protegiendo los bienes individuales de cada cónyuge y estableciendo pautas claras para su gestión en casos de separación o divorcio.
  • Manejo de fondos de pensión: proporciona un método eficaz para crear y administrar fondos de pensiones privados, promoviendo un futuro financiero seguro y estable para trabajadores u miembros de una institución.

Legal Solutions Panama, tu socio legal de confianza

¿Deseas más información sobre estos términos? Legal Solutions Panama ofrece la mejor asesoría legal personalizada en Panamá en estos menesteres. Visita el sitio web para ponerte en contacto y recibir una asesoría gratuita de treinta minutos con sus expertos.