Las autoridades alemanas confiscan Bitcoin por valor de 2 mil millones de dólares

Un programador alemán acusado de administrar un sitio ilegal de transmisión de películas hace más de una década transfirió 2.170 millones de dólares en Bitcoin a las autoridades para reembolsar al menos parte del dinero que ganó ilegalmente, dijo la policía el martes. La transferencia requirió que el hombre usara sus credenciales únicas de Bitcoin para entregar los fondos.

«Esta es la mayor incautación de Bitcoin por parte de las fuerzas del orden en la República Federal de Alemania hasta la fecha», dijo Kay Anders, portavoz de la policía estatal de Sajonia. El dinero permanecerá en la cuenta Bitcoin de las autoridades hasta que un tribunal decida qué hacer con él, añadió Anders.

El hombre, identificado sólo como un ciudadano alemán de 40 años, y su socio comercial están bajo investigación por presuntamente administrar lo que alguna vez fue el sitio ilegal para compartir videos más exitoso del país.

En su apogeo, de 2008 a 2013, el sitio movie2k.to tenía decenas de miles de películas en varios idiomas disponibles para descargar. Usuarios de todo el mundo visitaron el sitio que, según la prensa de la época, se encontraba entre los 25 sitios web más visitados de Alemania. Después de que las autoridades lo cerraron en 2013, se abrieron varios sitios con nombres similares para llenar el vacío.

En sus cinco años de funcionamiento, movie2k.to permitió a los usuarios descargar ilegalmente casi 880.000 copias de películas, dijeron las autoridades.

La policía dijo que el programador tomó ganancias del sitio y las invirtió en Bitcoin, que alcanzó un valor de más de 40.000 euros por moneda.

El hombre, que realizó el gran traslado hace varias semanas, fue arrestado en 2019 y recluido en prisión durante meses. Fue puesto en libertad mientras continúa la investigación porque no presenta riesgo de fuga, según la policía.

Las autoridades dijeron que el programador había confesado su papel en el sitio y estaba cooperando con ellos en la investigación, con la ayuda también de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos. Se espera una acusación pronto.

Históricamente, los delincuentes han convertido sus ganancias obtenidas ilícitamente en Bitcoin para protegerlas de las autoridades. Los fondos en criptomonedas se pueden almacenar en una cuenta digital privada, o incluso en un disco duro físico, sin la supervisión de un banco, lo que los hace más difíciles de confiscar. Pero en los últimos años, las fuerzas del orden han mejorado en el seguimiento del flujo de monedas digitales y en la conexión de cuentas digitales anónimas con personas en el mundo real.

En este caso, la voluntad del hombre de cooperar fue importante para la incautación, como lo es para muchos intentos de recuperar criptomonedas. A diferencia de las cuentas de efectivo normales, que son operadas por bancos y pueden ser confiscadas con una orden de registro, las cuentas de Bitcoin requieren credenciales de inicio de sesión únicas del usuario.

La transferencia a las autoridades este mes no fue la primera vez que el alemán renunció al menos a parte de sus ganancias. En 2020, 10 meses después de su primera detención, el hombre transfirió Bitcoin por valor de 25 millones de euros a las autoridades.

David Yaffe Bellany contribuyó con informes desde San Francisco.